01.04.2022 | Categoría : spectrum

¿QUÉ TIPOS DE LLAVES PARA TUERCAS Y TORNILLOS EXISTEN?

Pequeña introducción al mundo de las llaves para tuercas y tornillos


Probablemente todo el mundo ha tenido alguna vez en sus manos una llave para tuercas y tornillos. Pero no todas las llaves son iguales: existen muchos modelos para las más diversas aplicaciones. En adelante vamos a explicar lo que hay que saber para poder orientarse.

¿Qué tipos de llaves para tuercas y tornillos existen?

Las clásicas llaves para tuercas y tornillos presentan un ancho de boca que va estampado sobre el mango. A estas se suman las llaves universales ajustables, con las que se pueden apretar tornillos de los más diversos diámetros. En general, se distinguen siete tipos de llaves para tuercas y tornillos ampliamente extendidos:

  • Llave de boca fija
  • Llave de vaso y llave de estrella
  • Llave de carraca de boca en estrella
  • Llave inglesa
  • Llave francesa
  • Pinzas-llave
  • Llave de tubo  

En Alemania está vigente el sistema métrico: el tamaño del accionamiento de la cabeza del tornillo y el ancho de boca de la llave se indican en milímetros. En cambio, en el mundo anglosajón se utiliza el sistema imperial: los anchos de boca se miden en pulgadas. Pero atención: ¡la pulgada estadounidense y la pulgada británica no miden lo mismo! STAHLWILLE tiene en cartera tanto llaves métricas como llaves en pulgadas (pulgada estadounidense).

Llaves combinadas de boca fija y boca en estrella

La llave de boca fija es seguramente el tipo de llave para tuercas y tornillos más extendido. Se puede obtener en versiones para tornillos cuadrados y hexagonales. La boca de la llave presenta en la mayoría de modelos un ángulo de aprox. 15°, el mango es estrecho y plano.          

  • Ventaja: las llaves de boca permiten trabajar en espacios reducidos y son adecuadas también para tuercas de unión, así como tornillos de difícil acceso. Se puede trabajar en espacios reducidos.
  • Desventaja: la boca abierta entraña siempre un cierto riesgo de que la llave resbale.

Llaves de estrella

Mientras que las llaves de boca fija, al igual que la llave francesa, la llave inglesa y la pinza-llave, únicamente sujetan el tornillo o la tuerca por dos flancos, las llaves de estrella abrazan toda la cabeza del tornillo. El anillo puede tener un diseño ergonómico, por ejemplo, en ángulo, acodado o muy acodado.

  • Ventaja: las llaves de estrella pueden transmitir pares de apriete sensiblemente superiores, especialmente en tornillos hexagonales y de doble cabeza hexagonal. Además, en comparación con las llaves para tuercas y tornillos abiertas, esta herramienta es mucho menos probable que resbale al realizar la tarea de atornillado.
  • Desventaja: las llaves de estrella no resultan tan adecuadas en espacios reducidos ni para soltar o apretar tornillos de difícil acceso o tuercas de unión y conexiones de conductos. Excepciones: la llamada «llave de estrella abierta» («llave para latiguillos de freno»), que incorpora una escotadura, y la llamada «llave de media luna», desarrollada para trabajar en espacios reducidos.

Llaves de carraca poligonal

Las llaves de carraca poligonal son llaves de estrella que incorporan una carraca, es decir, libertad de movimiento en sentido contrario.

  • Ventaja: no es necesario cambiar la posición de la mano o de la llave. El tornillo se aprieta de manera rápida y eficiente sin necesidad de retirar y volver a aplicar la herramienta. En las llaves de carraca poligonal en ángulo con carraca reversible, el usuario puede decidir si desea disponer de esa libertad de movimiento en el apriete a izquierda o bien a derecha.
  • Desventaja: al igual que todas las llaves de estrella, la llave de carraca poligonal convencional no es adecuada para trabajar en espacios reducidos o con tuercas de unión o conexiones de conductos. Una excepción: una llave de carraca poligonal que se puede desplegar. Es extremadamente estrecha, por lo que puede agarrar incluso tuercas de unión en los espacios más reducidos.

 

Llaves de boca ajustable

Existen dos tipos diferentes de llaves de boca ajustable: la «llave inglesa» y la «llave francesa». Ambas son muy similares y no están dimensionadas para tornillos o tuercas de un único tamaño. Pero en cambio, es posible ajustar de forma variable la anchura de la llave. Su nombre se debe a sus respectivas regiones de origen.

Llave inglesa

Esta variante permite ajustar libremente la distancia entre las dos mordazas de apriete.

  • La ventaja: la llave inglesa se puede utilizar para tornillos de muchos tamaños, independientemente del sistema de unidades, métrico o imperial. Hasta cierto punto, también es adecuada para trabajar en espacios reducidos y agarrar piezas planas.
  • La desventaja: con esta herramienta resulta casi imposible alcanzar un ajuste perfecto. Si se hace un mal uso de ella, se producen rápidamente deformaciones y daños en las mordazas. La llave inglesa se utiliza por eso principalmente para sujetar y para uniones atornilladas que solo requieran la aplicación de poca fuerza. Importante: la parte móvil de la boca de la llave debe apuntar siempre en el sentido de giro.

Llave francesa

A diferencia de la llave inglesa, la llave francesa posee dos bocas y dispone de una rosca fina.

  • La ventaja: la llave francesa también es de uso universal, con la diferencia de que la rosca fina permite una sujeción mucho mejor ajustada. Por otra parte, al aplicar elevados pares de apriete, puede sujetarse una tuerca de tamaño idéntico en la boca opuesta. Esto hace que las mordazas estén siempre en paralelo incluso al aplicar grandes fuerzas, ya que no actúa ningún momento de flexión sobre la herramienta.
  • Desventaja: por su diseño, la llave francesa no resulta demasiado adecuada para realizar trabajos en espacios reducidos.

Pinzas-llave

Las pinzas-llave se denominan también alicates extensibles. Las mordazas de la llave-pinza están alineadas casi en paralelo para garantizar un agarre seguro de la cabeza del tornillo.

  • Ventaja: las llaves-pinza combinan las propiedades de una llave para tuercas y tornillos ajustable y unas tenazas, por lo que son adecuadas para muchos anchos de boca.
  • Desventaja: la llave-pinza no es la herramienta óptima para la aplicación de grandes pares de apriete.

Llave de tubo

Como su propio nombre indica, las llaves de tubo de una sola pieza tienen el aspecto de un tubo cuyo extremo presenta un contorno interior hexagonal. En la norma DIN 896 se denominan «llaves de tubo de doble boca, forma B». El extremo hexagonal se coloca aquí sobre la tuerca o la cabeza del tornillo. El impulso de rotación se genera con la ayuda de un pasador que se introduce a través del tubo en sentido perpendicular al eje.

  • Ventaja: las llaves de tubo se pueden obtener en muchas versiones: desde ligeras hasta macizas, desde baratas hasta muy caras. El hexágono garantiza un buen asiento y abarca todo el tornillo. La cuantía del par de apriete puede variar en función de la longitud del pasador transversal o del brazo de palanca.
  • Desventaja: la llave de tubo únicamente resulta adecuada para uniones atornilladas accesibles desde arriba.

 

Otros tipos de llaves para tuercas y tornillos:

llave de gancho/extractor de engranajes

La llave de gancho o extractor de engranajes es una herramienta especial que sirve para apretar o soltar tuercas ranuradas en ranuras radiales. El tamaño de la herramienta depende del diámetro exterior de la tuerca ranurada. Estas llaves están disponibles en diferentes versiones o como llave de gancho articulada.

 

Llave de espigas/llave almenada

Las llaves de espigas reciben con frecuencia también el nombre de llaves de brida y sirven para apretar tuercas con dos agujeros. Sus espigas se conectan firmemente con la tuerca, lo que permite soltarla y apretarla de manera óptima.